Bombardeo sobre Dresden












Ay!
La sangre corre de mi mano, me corté con profundidad.
Han pasado varios días desde la última bomba. Aún hay algo de ese extraño humo, de ese extraño olor a carne quemada.
Solo uno de mis vecinos está vivo, un niño de 7 años. Él había salido de su refugio antes que yo. De casualidad, me contó, vió como alguien intentó ayudar a un “humeante”, pero comenzó a quemarse ese también.
Donde hay humo, no se toca. Miles murieron en agonía pos bombardeo, sin poder hacer nada, solo ver ser consumidos.
Luego de ocuparnos de los cuerpos, comenzamos a limpiar ladrillo por ladrillo. Primero se rasparon mis manos, en poco tiempo ya tenía cayos. Paso todo el día en esa labor. Hace que no piense, que mi mente esté ocupada.
Recién me doy cuenta, pasé minutos mirando fijamente la herida, perdida.
Tomo de ese polvo que hay por todos lados. Cenizas de casas, de hogares, de negocios, de personas. Agarro más desde el suelo y apretó con fuerza, lastimándome más… queriendo aferrar eso a mí, junto al líquido que emana de mi mano.
Es mía.

---------------------------


Dresden - Dritte Beschreibung
Das Blut lief von meiner Hand, der schnitt ist tief.Mehrere Tage sind vergangen, seit die letzte Bombe fiel. Noch steht der eigenartige Rauch, der seltsame geruch nach verbrannten Fleisch in der luft.
Nur ein Nachbar ist noch am leben, ein Junge von 7 Jahren. Er kam vor mir aus seinem Luftschutzkeller. Zufällig erzählte er mir, sah er wie jemand versuchte , einem Qualenden zu helfen und dabei selbst verbrannte.
Was raucht darf nicht berührt werden! Tausende starben im Todeskampf nach den Bombardierungen, ohne etwas tun zu Können, ausser die eigene Verbrennung zu überleben.
Nchdem wir un sum die Toten Kümmerten, begannen wir die Ziegel zu säubern. Zuerst verkratzten meine Hände, nach kurzer  Zeit hatte ich Wunden . Den ganzen tag verbrach ich mit dieser Arbeit um nicht ins grübeln zu kommen.  Erst jetzt bemerke ich das ich minutenlang auf meine Wunden starte.
Ich hebe von dem staub auf.  Asche der Heuser, geschefte und Personen. Ich hebe mehr auf vom Boden und umschliese es fest um es, zusammen mit dem Blut meiner Hand an mich zu binden – Es ist meins.









Había bloqueado casi todo lo sucedido de forma, creía, inconsciente. Seguí con la vida, por mí que había sobrevivido pero también por mis compañeros. Era para mí la mejor forma de homenajearlos.
Hoy día tengo una familia, una esposa, tres hijos y  cuatro nietos. Justamente fue un día de julio hace como una década atrás cuando uno de mis nietos estaba jugando con unos “ladrillos” para chicos de una marca conocida, mientras yo estaba con una llamada de un colega de mi antiguo trabajo. Hablaba caminando, me estaba riendo, distendido y distraído, cuando sin querer pateo la construcción del niño.
Automáticamente comenzó a llorar, colgué la llamada para pedirle disculpas y ayudarlo a reconstruir nuevamente. Pero fue ahí, entre la elección de mi mente de la palabra “reconstrucción”,  la forma como quedaron desparramados los ladrillos de plástico sobre el parquet y mi visión desde arriba. Primero comenzó a temblar mi mano, luego me quedé duro y pálido mirando. Mi nieto notó que algo me sucedía porque había dejado de llorar y llamo a mi esposa, su abuela.  En el ínterin me vinieron todas las imágenes del recorrido que hice con el avión sobre la ciudad de Dresden destruida.








Salí cuando me encontraron un grupo de personas llenas de polvo, a las que casi no reconocí. Encontrar una persona viva, luego me di cuenta, era de una extraña alegría; pero esos en los pocos momentos que llenaban levemente de vitalidad necesaria para continuar con las labores.
En cuanto pisé fuera, después de la segunda tanda de bombas, era como despertar de un sueño profundo donde uno tarda un poco en enfocar donde se encuentra. Para mí no era mi ciudad, no la reconocía en sus fachadas, hasta me costó ubicar cual era la calle.
Poco después me uní a los demás, primero en las búsquedas (ya que de enfermería no tenía conocimientos) luego pasé a las tareas de higiene… había que comenzar rápidamente a recolectar cuerpos o la situación podía volverse aún peor. En filas los cadáveres completos y en pilas los incompletos e irreconocibles.











Publicar un comentario