jueves, 20 de octubre de 2016

El papel del Lenguaje en el Color y la Pintura

Fragmento del libro de Betty Edwards "El Color. Un método para dominar el arte de combinar los colores".

Una conexión que une el dibujo, la pintura y el color concierne a los procesos cerbrales. Al parecer, dibujar un tema percibido requiere principalmente las funciones visuales perceptivas, no verbales, del hemisferio cerebral derecho, sin intervención de sistema verbal del hemisferio izquierdo. El color y la pintura, por otro lado, requieren esas mismas funciones visuales perceptivas, y además la intervención del hemisferio izquierdo, verbal y secuencial, para obtener los colores mediante mezclas.
Basandome en mi trabajo con miles de personas, he descubierto que para dibujar lo que se percibe es necesario dejar de lado el conocimiento verbal de lo que se está dibujando. Dicho de otrra manera, hay que olvidar los "nombres" de las cosas haciendo un cambio cognitivo, es decir, pasando de la modalidad I (llamado así a la modalidad de la lingüistica dominante del cerebro, normalmente localizada en el hemiserio izquierdo) a la modalidad D (como la modalidad visual perceptiva subdominante, atribuida generalmente al hemisferio derecho)
Un cambio mental a la modalidad visual produce un ligero cambio en la conciencia, que es notablmente diferente de la conciencia normal, estado mental que suele experimentarse en otras actividades. Entrar en la "zona" al practicar un deporte se define como una pérdida de la noción del tiempo, una intensa concentrción en la tarea, y la dificultad, e incluso la incapacidad, para emplear el lenguaje. Al dibujar un tema percibido, el artista experimenta este estado mental, incluso una sensación de "unicidad", o unión entre él/ella, el objeto percibido y la imágen en desarrollo del dibujo. A este cambio de conciencia lo llamo cambio cognitivo a la "modalidad D". Tal como dibujar, pintar hace necesario este paso mental a las funciones visuales especiales de la modalidad D, para que el artista no sólo perciba un tema claramente sino que también perciba los colores, en especial las relaciones entre ellos. Una de las principales funciones del hemisferio cerebral derecho es percibir estas relaciones.
Pese a esta despencia común de la modalidad D, parece que pintar induce a un estado cerebral algo diferente el inducido por el dibujo, y yo creo que la complicaci´n de los materiales de pintura contribye a esa difeerencia. Los materiales de dibujo son simples y pocos: papel, algo con que dibujar y una goma de borrar. En el dibujo, la necesidad de prestar atención a estos útiles minimos prácticamente no interrumpe el estao mental del artista, y por lo tanto el estado de la modalidad D queda relativamente inalterado. En cambio. la mayoría de los medioa para pintar, como la acuarela, los oleos o las pinturas acrilicas, hacen necesarios varios pinceles, una paleta de ocho, diez, veinte o a veces más pigmentos, un disolvente, como agua, aceite o trementina, y un cieto concimeinto sobre como obtener los colores mezlando pigmentos. Además, mezclar para obtener un color, en especial par aun principiante, es un proceso paso a paso, conectado con lo verbal, que requiere volver a la modalidad I, la modalidad verba-analítica y secuencial más conocida, atribuida principalmente al hemisferio izquierdo. Mientras pinta, el pintor debe hacer mcuhas pausas para preprar los colores, interrumpiendo cada vez el estado en modalidad D.  

Publicar un comentario